martes, 29 de abril de 2014

Sesión 1700ª. "Poesía y Más Allá". María Antonia Ortega y Dusica Nikolik.





Tertulia Literaria Hispanoamericana
Rafael Montesinos

Curso LX
La Directora de la Fundación de Colegios Mayores MAEC-AECID
y la Directora de la T. L. H. Rafael Montesinos

se complacen en invitarle a la
sesión 1700ª

Martes, 22 de abril 2014 - 19´30 horas


Poesía y Más Allá
María Antonia Ortega
Dusica  Nikolik

Leerán poemas publicados e inéditos


      Tertulia Literaria Hispanoamericana Rafael Montesinos
                                                   Colegio Mayor “Nuestra Señora de Guadalupe”
                                                         Avenida de Séneca, 4       28040-Madrid
*****







María  Antonia  Ortega   y   Dusica  Nikolik




















Poemas del libro “Otro modo de tristeza


MOMENTO ÍNTIMO

Yo vivo en los espacios
de sus manos
y en los sueños de tierras lejanas,
montañas nacaradas.
Entre la intimidad del viento y de las hojas,
en una huella debajo de la piel.
En infinitas moléculas minerales,
en aroma de café por las mañanas…

Cierro los ojos
y pienso:
como sería el grito
cuando en el Universo nació el Silencio!



HUELLA


Como cualquier otro polvo.
Tu corazón deja la huella
cual caracol.
Húmeda y brillante
en el principio,
se está secando,
y el viento la dispersa
como cualquier otro polvo.




COMO LA MAR

Igual como los sueños…
Como la ola
que solo toca la orilla,
y otra vez
es sólo mar…
Así vengo hacia ti.

      DUSICA  NIKOLIK
















La poesía es la fertilidad
de la soledad,
y su placer genesiaco,
su racimo de uvas negras.

Fecundidad biológica
la de la flor
con sus pétalos
en forma de cruz.

Y el lenguaje
es tan piadoso con ella
que no dice se pudre
sino se marchita.
Y todavía se conserva
entre las páginas de un libro,
como la poesía
que no está en sus hojas
sino entre ellas.

Poesía como callejear
bajo el arco de la atracción
por el laberinto.

Dios es que la vida
ya viene a mí,
y no yo a ella.
Lo trae la fiesta de la calle.

El viento húmedo
conserva el aire familiar
de un pariente lejano.

Nací del entusiasmo
de mis padres jóvenes,
pero también de mi propio dolor.

No me basta con ser
sólo un ser humano,
sino también su soledad
y su misterio.

         MARÍA  ANTONIA   ORTEGA






































¡Yo no digo muerte,
yo no grito silencio!
Sino que invoco el misterio.
Sin él no es posible la vida humana.
Da sombra.

Fecundidad espiritual:
No la flor, sino el Verde
de la parra,
del laurel,
del castaño.

Crear una gran soledad,
la puerta rota
de la casa del poeta Aleixandre,
muy fresca como un emparrado,
tiene tanto o más valor
que crear una gran familia,
su prole es más numerosa:
Da a los demás sombra.

       MARÍA  ANTONIA  ORTEGA




























POEMA DE MEDIANOCHE

Sintiendo el tiempo oxidado.
La circulación turbia de la noche
fría el alma.
Versos en forma de dolor.
Cuerdas y flautas
cálidamente
cortan los recuerdos
que quedan al inicio del sueño.
Eco de una canción olvidada
intenta penetrar el alma,
y se pierde
en el abismo de la noche.





OTRO MODO DE TRISTEZA

Buscando pedazos de estrellas,
camina descalzo por el desierto
el Dragón Plateado.
Desde su propio cuento
cayó en granitos de arena.
Mientras
traduzco sueños
al idioma de las plantas…
Otro modo de tristeza...

     DUSICA  NIKOLIK










Yo ya no necesitó más amor
sino libertad,
si no es que esa libertad
no sea el auténtico amor
y el verdadero vínculo
con los demás.

Mi alma es antigua
y ya no volverá a reencarnarse;
por eso necesito el desierto
y los días de luz interminables,
igual que antes la proximidad
de los cuerpos.

Ayer
cuando regresé a mi jardín
vi como las dalias
habían florecido
al final del verano,
más hermosas que las rosas
pues sus pétalos
no se pueden arrancar,
y vi también a una mujer
jugando sola.

Los antiguos agricultores
construyeron sus viviendas
para ser enterrados debajo.
Pero mi huerto está demasiado cerca
del mar.
Es al que vienen las gaviotas,
y está abonado con yodo,
tan blanco.

Debajo de mi casa
sólo hay un árbol,
y debajo del árbol
está el Dios de mi juventud,
y más abajo todavía
una mujer que juega sola.

          MARÍA  ANTONIA   ORTEGA































Próxima  sesión

Martes, 6 de mayo de 2014

Marta López Vilar
Presentada por José Cereijo





2 comentarios:

Unknown dijo...

Hola, Rafael. Soy periodista. me gustaría hablar contigo. ¿Tienes algún número de contacto?

Saludos,

Felipe

Unknown dijo...

El mío es: felipesanchezsu@gmail.com